Nuestra empresa

Valentí Puigdellívol Ardanuy, fundador de la empresa Fruits Secs Puigdellívol, S. A., nació en 1930 en Sabadell, donde inició su trayectoria metalúrgica. A los 18 años se trasladó a Las Garrigas. Fue en esas tierras donde aplicó sus conocimientos sobre el sector de la maquinaria agrícola a los cultivos propios de la zona: el almendro y el olivo. Fruto de su ingenio y afán innovador, creó unas máquinas pioneras en el tratamiento y la recolección de las almendras y las aceitunas.

Posteriormente, siguiendo sus inquietudes por la calidad y los productos de la tierra, Valentí Puigdellívol y su esposa Teresa Sendrós iniciaron la experimentación en la elaboración de los frutos secos. Conscientes de que estos frutos secos perdían la mayor parte de sus propiedades naturales en los procesos industriales a los que eran sometidos, investigaron con la intención de encontrar un sistema de elaboración mucho menos agresivo que los que existían entonces. El resultado fue un procedimiento de deshidratación al vacío y a bajas temperaturas que conservaba todas las propiedades naturales de los frutos secos, a la vez que los hacía más digestivos y sabrosos.

Fruits Secs Puigdellívol es una empresa familiar que procura mantener el espíritu innovador de su fundador. Con la mejor excelencia seleccionamos la materia prima, y con el mejor cuidado y conciencia lo elaboramos. Nuestro emblema es la salud.

Nuestra historia: Nuestra empresa

Nuestros frutos secos

Nuestra historia: Nuestros frutos secos

Nuestros frutos secos son un producto natural deshidratado al vacío mediante un proceso y unas instalaciones originarias y exclusivas de Fruits Secs Puigdellívol, S.A.

La empresa Puigdellívol ha diseñado unas instalaciones y un proceso único al mundo para la elaboración de los frutos secos. Este proceso, la DESHIDRATACIÓN AL VACÍO, consiste en extraer el agua del fruto a temperaturas bajas y en un ambiente inerte, con el fin de conservar sus cualidades naturales, evitar el deterioro de las grasas, poderle sacar la piel con facilidad (puesto que es indigesta) y darle una textura crujiente y agradable al paladar. El resultado son unos frutos secos que conservan todas las cualidades propias del fruto natural.

Gracias a las peculiaridades del proceso de deshidratación a que son sometidos, nuestros frutos secos conservan todas sus grasas, proteínas, vitaminas y minerales, así como su sabor y aspecto. La conservación intacta de las grasas evita el enranciamiento prematuro.

Las diferentes variedades de almendras, avellanas y pistachos constituyen, en su estado natural, una aportación inmejorable de proteínas, minerales y aceites vegetales de gran valor para nuestro organismo. Sin embargo, la gran mayoría de procesos industriales a los que suelen someterse los frutos secos –cuando se tuestan o fríen– produce una alteración de sus aceites, cosa que puede provocar la degradación del producto, ocasionar molestias digestivas y hacer elevar el índice de colesterol, así como enranciar prematuramente el fruto.

Todo esto, junto con la ausencia total de conservantes, colorantes, edulcorantes o cualquier otro tipo de producto químico, nos permite asegurar, sin ningún tipo de duda, que nos encontramos ante un producto natural, altamente nutritivo, digestivo y muy sabroso. Un elemento sumamente recomendable en nuestra dieta.

Dónde estamos

Estamos ubicados en Torrebesses, un pequeño pueblo de la provincia de Lleida, en una zona eminentemente agrícola donde se cultivan exclusivamente almendros, olivos y pistachos. El hecho de encontrarse en esta zona ha sido determinante para la empresa, que se ha dedicado a construir maquinaria para dar soluciones al cultivo y la recolección de frutos secos y aceitunas.

Nuestra historia: Dónde estamos